sábado, 26 de julio de 2008

No somos más listos que Forrest Gump

Forrest Gump es una de mis películas favoritas. Me sentí personalmente ofendido cuando escuché a una persona muy entendida en cine, decir que Forrest Gump es una película que hace que el público se vuelva más estúpido. Sinembargo, me veo obligado a reconocer que su razonamiento tiene varios puntos acertados.

¿Cómo nos hace reir la película? Mediante los errores y confusiones de una persona con un coeficiente intelectual de 75. De la diferencia entre la realidad tal cual la entiende Forrest y la realidad tal cual la entendemos nosotros, surge el efecto cómico. Por ejemplo cuando Jenny le presenta a Forrest a su hijo por primera vez:



Jenny: Se llama Forrest.
Forrest: Como yo.
Jenny: Lo nombré por el nombre de su padre.
Forrest: ¿Tiene un papá que también se llama Forrest?

Nosotros, a diferencia de Forrest, comprendemos enseguida que él es el padre del niño y nos reímos de su error al creer que hay una tercer pèrsona también llamada Forrest. Nos regocijamos de poder entender aquello que se le escapa a un retrasado mental. Nos hace sentir mejor con nosotros mismos a un muy bajo costo.

Mientras tanto la película nos ofrece una versión de la historia de EEUU carente de crítica, como una mera colección de anecdotas jocosas. Salvo por la crítica superficial y ya aceptada décadas atrás a la guerra de Vietnam.

4 comentarios:

  1. En parte ocurre así, pero en algunas ocasiones ocurre exactamente lo contrario. Hay momentos en que el punto de vista de Forrest se muestra más inteligente que el de los demás.

    Por ejemplo: cuando va a China a jugar al ping-pong dice algo como que los demás decían que estaba haciendo algo muy importante por la paz mundial "pero yo sólo jugué al ping-pong".

    Otro ejemplo: el baile de Elvis que su madre considera inapropiado para él, en realidad no era más que un movimiento de piernas inventado por un niño con dificultad para caminar recto.

    En ambos casos se ve cómo los "inteligentes" cargan de un simbolismo absurdo unos actos que no tienen tanta importancia.

    Ah, por cierto, hay algo de crítia al trato que dan las universidades de EEUU a sus mejores deportistas. Forrest llega a la universidad sólo porque corre rápido, y se gradúa por el mismo motivo.

    ResponderEliminar
  2. Alan: de acuerdo con tus objeciones

    ResponderEliminar
  3. Quien me diera vivir una vida tan interesante.

    ResponderEliminar
  4. tambien nos reimos de bush...
    Aunque ese nos garca siempre.

    ResponderEliminar