martes, 21 de octubre de 2008

¿Quién inventa los chistes?

Hace poco me regalaron una recopilación de cuentos humorísticos de autores uruguayos, "Los escritores dan risa" de Ediciones de la Banda Oriental. Se trata de 18 relatos muy cortos, de 2 a 7 páginas cada uno, cada uno de un escritor uruguayo contemporáneo mejor conocido por escritos previos no humorísticos. La verdad es que yo conocía sólo a tres de ellos, incluyendo al internacionalmente aclamado Mario Benedetti. Me gustó especialmente el cuento de Mauricio Rosencof, "La oración del Negro Pamento", aunque más que chistoso se me hizo sumamente conmovedor. De tanto que me conmovió ya se lo mostré a otros cuatro emigrantes uruguayos, quienes por el contrario, sí lo encontraron gracioso y no tan emotivo. Así que quizás no haya que tomarme como referencia cuando digo que la colección no cumple con lo que promete su título, la mayoría de las narraciones no dan risa.

Otro relato que me resultó más interesante que gracioso, es "Uno sobre náufragos" de Hugo Burel. Me tomo el atrevimiento de citar un par de fragmentos que vienen muy a tono con la temática del presente blog:


Hay una pregunta que siempre me hago: ¿quién inventa los chistes? A poco que me lo planteo surge primero la duda y luego la respuesta: nadie. Ese es uno de mis misterios predilectos, porque hasta ahora no conozco datos fehacientes sobre los que se encargan de crear esas pequeñas joyitas de la narrativa oral que animan los velorios o hacen más soportables las salas de espera.

[...]

Rara vez los chistes pasan del dominio oral al papel. Se hacen recopilaciones, claro: chistes de judíos, de gallegos, de loros, de suegras, de rubias o pelirrojas. Pero esa es solo la parte visible del iceberg. Son las excepciones que confirman la regla: el chiste es un pájaro libre que revolotea unos momentos entre las personas, se posa sobre alguna, vuelve a volar y desaparece para dejar un rastro de carcajadas y ningún testimonio escrito de su existir. Otra de sus maravillas es reflejar, en su simpleza argumental y en las hipérboles o facilidades absurdas de sus argumentos, una determinada situación que refiere a un estadio de la Historia o una circumstancia social. Por ejejmplo, la segunda guerra mundial generó aquellos chistes que empezaban así: "Un inglés, un norteamericano, un francés y un ruso...". Hasta que un buen día se dejaron de producir y la secta varió el modelo o lo actualizó con "un judío, un palestino y un nortemaricano", como antes había hecho con "un francés, un vietnamita y un belga...".

10 comentarios:

  1. Recuerdo que hace años vi una viñeta en "El Jueves" en que una especie de sociedad secreta creaba todos los chistes. Uno de los presonajes decía algo "ya está: tres de jaimito, dos de gallegos, uno de judíos y otros cinco de un francés, un español y un alemán... La producción de este año ya está lista". Y otro respondía: "la humanidad nunca sabrá el gran favor que les hacemos".

    ResponderEliminar
  2. Alán, curiosamente la parte suprimida entre los dos fragmentos citados eleva la misma teoría de una secta.

    ResponderEliminar
  3. Pues un amigo mío se inventó un chiste bastante bueno sobre Tolkien, pero ahora no lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. cuál es el día del gallego? el día menos pensado... pésimo...

    ResponderEliminar
  5. lo mejor es cuando crees que inventaste un chiste pero es tan elemental que ya existía igual.

    ResponderEliminar
  6. Hay un cuento corto de Héctor Véliz Pérez-Millán que no reproduciré fielmente por lo de los derechos de autor y porque no me acuerdo. Relata los cruces del canal de Chacao en lanchitas en los años '60, cuando había aduana en la entrada a la isla de Chiloé. Pues bien, durante la travesía cada uno se mareaba como podía y mientras tanto Bauche (Bautista) contaba chistes en medio de un círculo de oyentes, incluyendo carabineros (policías). Todo el mundo sabía que él era contrabandista, pero las autoridades nunca pudieron probar nada y en cada revisión en la aduana salía limpio, pero seguía yendo al continente y volviendo inexplicablemente. Años después, un carabinero jubilado le dice "Ahora que los dos estamos retirados de nuestros oficios, ¿qué contrabandeabas?" "Chistes."

    ResponderEliminar
  7. Los extraterrestres. Nos los introducen telepaticamente en la mente para un estudio psicológico que están haciendo... :-)

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, lo dijo Asimov en el cuento "El chistoso".

    ResponderEliminar
  9. hola, un profesor mio admitio ser de una secta secreta la cual inventaba chistes, dice que es una tradicion de familia de hace años,

    ResponderEliminar
  10. El caso es que no he conocido a nadie que haya inventado un chiste ¿alguien puede declararse autor de uno reciente o sabe de alguien que lo haya inventado?

    ResponderEliminar