sábado, 13 de diciembre de 2008

Autodegradación

El otro día una amiga chilena me decía que yo le recordaba a un humorista chileno que se hace llamar Felo. Supuse que se trataba de un cumplido, pero no podía estar seguro puesto que nunca antes había escuchado nombrar al susodicho. Me apresuré a preguntarle a google, quien me dirigió a su página web. A juzgar por la opinión que este señor dice tener de sí mismo, debo concluir que he sido gravemente injuriado.

En el audio que se abre al llegar a su sitio web, el señor Felo empieza contándonos que:

"Desde niño yo fui más bien quemado, muy poco agraciado, peor que del montón, que mi padre al verme al momento se hizo un tratamiento de esterilización."
Y así continúa describiendo su niñez y su adolescencia en términos no más alentadores. Éste es un gag bastante común que podríamos denominar "autodegradación" y que consiste simplemente en insultarse a uno mismo. Se trata de un recurso que permite hacer humor diciendo las cosas más horribles y ofensivas que se puedan decir sobre una persona, pero sin ofender a nadie. Cosas que dichas sobre otras personas podrían ser de mal gusto, se aprovechan de esta manera sin perjuicio de nadie. Bien hecho puede quedar muy gracioso, como en el caso del músico chileno.

El ejemplo de autodegradación más crudo que conozco es la canción Zanguango del gran humorista uruguayo, Leo Maslíah:


4 comentarios:

  1. Un recurso clásico donde los haya. Lástima que en los monólogos de Stand Up Comedy se haya convertido ya prácticamente en un tópico.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, me gustó la canción pero todo esto me sigue recordando mucho a Gila y su monólogo "el día que nací" :-)

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que hay que ser ganso para componer tanta pelotudéz. Peor los pavos a los que les hace gracia =S

    ResponderEliminar