viernes, 17 de julio de 2009

Películas que me perturbaron

Hay películas que buscan dejar una fuerte impresión en el espectador mostrando escenas de violencia física, psicológica o social. Pertenezco a una generación que ha sido expuesta a un sinfín de escenas de violencia tanto en el cine como en la televisión. De tanta violencia hemos desarrollado cierto grado de inmunidad, lo que perturbaba a nuestros padres a nosotros apenas nos mueve, así como lo que nos perturba a nosotros no afectará a nuestros hijos. Para poder conmover a las nuevas generaciones por medio de la violencia, los cineastas de hoy tienen que ser mucho más sanguinarios y terroríficos que sus antecesores, llegando a niveles inimaginables en el pasado.

La mayoría de las películas de la siguiente lista no son películas del género del terror ni del género gore. La visión de un cuerpo torturado y mutilado puede ser altamente perturbadora, pero no veo mucho arte en esos trabajos de carniceros, no me llaman la atención. Además, las imágenes de violencia psicológica y social me llegan mucho más que las imágenes de violencia física. En las películas que nombro a continuación no hay escenas de torturas (con una corta excepción), y todas ellas me impresionaron mucho más que Hostel, por ejemplo.

El orden de la lista no es según el grado de perturbación causada, sino el orden cronológico en que vi las películas.

1. Halloween II (1981, EEUU)
La imagen de Michael Myers caminando en llamas no es algo que deba ver un niño de seis años, provoca pesadillas. Quizás si la volviera a ver veinte años después, la encontraría burda y me dormiría a la mitad soñando con los angelitos.



2. La naranja mecánica (1971, EEUU)
Mi madre me comentaba como le había impresionado la escena en que Alex y su banda golpean brutalmente a un anciano indigente. A mí las escenas que me impactaron fueron las relacionadas con el tratamiento de rehabilitación de Alex, cuando lo fuerzan a mirar imágenes violentas mientras escucha a Bethoveen, y cuando hacen la demostración del resultado del tratamiento y lo obligan a lamer un zapato.

3. Una bala en la cabeza (1990, Hong Kong)
Película del género de la ultraviolencia por el legendario director John Woo, más conocido en occidente por sus películas norteamericanas, como Misión Imposible II con Tom Cruise. Una bala en la cabeza es la película más violenta que haya visto jamás. Ya en la escena de apertura empieza con una pelea de pandillas con cadenas y palos. En lugar de la música dramática que suele acompañar las escenas de acción, la melodía nos indica que no es más que una serie de eventos entretenidos, como si fuera una película de los tres chiflados. Pues aunque la introducción que ya es bastante violenta, no es nada con lo que vendrá a continuación. Un joven mata a otro en un posterior enfrentamiento entre pandillas, para escapar de las represalias de la ley él y sus dos amigos deciden huir de Hong Kong a Vietnam en plena época de guerra. Allí los tres se enredan con una banda de mafiosos a quienes intentan asaltar. No es una película de guerra, no se centra en los combates sino en el clima de violencia general, siendo la guerra sólo una de sus varias manifestaciones.

4. Oldboy (2003, Corea del Sur)
Un hombre que fue encerrado durante quince años en una pieza sin más que una cama y un televisor, sin saber quién lo encerró ni por qué, es liberado sin previo aviso. Armado con un martillo y unas inverosímiles habilidades marciales aprendidas por televisión, sale a buscar venganza arrancando dientes a mansalva y cortando manos. Su antiguo captor juguetea con él en un macabro juego de gato y ratón, sembrando pistas para que lo encuentre y averigüe el secreto de su encierro. Los extraños ángulos de filmación ayudan a transmitir su senzación de fraccionamiento y desenfoque. El final, cuando por fin descubre el misterio, es terriblemente espeluznante, pero tranquilos, me cortaría la lengua antes de revelarlo.



5. Tiempo (2006, Corea del Sur)
Una joven pareja de amantes cuya relación decae. Ella teme que con el correr del tiempo él se aburra y deje de amarla, así que decide hacerse una cirugía plástica para modificar su cara y volver a conquistar a su novio con otra identidad.



6. Irreversible (2002, Francia)
Los eventos son presentados empezando por el final y retrocediendo hasta el principio. En una de las primeras escenas, dos hombres entran a un club sadomasoquista homosexual, buscando entre amenazas y empujones a alguien apodado "la lombriz". Uno de los miembros del club, que presuntamente sería "la lombriz", intenta violar a uno de los dos y el otro lo mata destrozándole la cabeza golpeándolo repetidamente con un matafuegos. Todo esto a oscuras con una molesta luz rojiza, la cámara filma girando y moviéndose sin cesar, mientras que suena un sonido ruidoso de baja frecuencia, y así se obtiene un efecto de mareo y nausea en el espectador. Más adelante la cámara se va estabilizando, el sonido se tranquiliza y la horrible historia de la lombriz se va aclarando. Me pareció una película interesante, no me opongo a los intentos premeditados del director de lograr una película incómoda y provocativa, pero la posterior escena de violación protagonizada por Mónica Bellucci me pareció exagerada e innecesariamente prolongada.

3 comentarios:

  1. Qué bien que volvés a actualizar este blog.

    En cuanto al post en sí, me llamaron la atención los argumentos de Old Boy y Tiempo, a ver si las miro. De las que citás vi La Naranja Mecánica e Irreversible. La primera me pareció genial, pero la segunda me aburrió bastante. Creo que el director no consiguió lo que buscaba con su forma de narrar (sobre todo comparándola con la única otra película conocida que usa esa técnica: Memento, donde el efecto narrativo es mucho más efectivo). Aunque curiosamente la escena que comentás me pareció de lo mejorcito de la película, justamente por lo fuerte (de hecho, creo que sin esa escena nadie hablaría de esta película).

    En cualquier caso, quitando la vez que vi "Pesadilla en Elm Street" con ocho años, diría que ninguna película consiguió nunca perturbarme (el efecto de ésta desapareció cuando la volví a ver de adolescente y me pareció hasta graciosa). La única escena de ficción que me hizo sentir hasta malestar físico es la escena de la rata en la novela "American Psycho", la cual, por cierto, no aparece en la película. Recuerdo que tuve que dejar la novela un rato porque se me revolvía el estómago.

    ResponderEliminar
  2. Mieldal, este post me recuerda lo de Irreversible. A mí que me dejó con peor sabor de boca fue 'Johnny cogió su fusil'. No sé el porqué pero sospecho que en latinoamérica la titularon de forma diferente...

    ResponderEliminar
  3. De la lista, solamente he visto "Irreversible" y no me chocó tanto porque tengo problemas de visión y no entendí lo que estaba pasando en la primera escena :). La que sí me resultó muy desagradable fue "Audition" de Takashi Miike y también me perturbó el argumento de "Tesis".

    Saludos.

    ResponderEliminar