sábado, 12 de enero de 2008

Barack Obama versus Morgan Freeman

"El Quinto Elemento" es una de mis películas de acción favoritas. Recuerdo que la primera vez que la vi lo que más me impactó, no fueron los efectos especiales ni las escenas de acción. Mentiría si dijera que tampoco fue la espectacular Mila Jovovich en el rol de Lilu. Pero dejando de lado a la actriz ucraniana, lo que más me llamó la atención fue el personaje del presidente. Qué lejos está el día, pensé, en que un afroamericano pueda ser presidente de Estados Unidos en el mundo real y no sólo en una película. El Quinto Elemento se estrenó en 1997. Al año siguiente salió "Deep Impact", en la que el actor afroamericano Morgan Freeman también representa el papel de presidente.

No creí que aquello tuviera posibilidades de pasar de la ciencia ficción a la realidad en tan corto plazo. De la novela de Verne "De la tierra a la luna" hasta el aterrizaje del Apolo 11 pasaron más de 100 años, a la "Máquina del Tiempo" de H.G Wells la seguimos esperando, quién sabe cuanto tendremos que esperar por un presidente afroamericano, pensaba. Después de todo, un adelanto tecnológico siempre se puede tener la esperanza que eventualmente llegará, pero para esperar que superemos la xenofobia y alcancemos la tolerancia entre seres humanos, hay que ser mucho más optimista. Da la casualidad de que en ambas películas el planeta tierra está a punto de ser aniquilado por una amenaza externa ante la que el presidente es casi impotente. Me pregunto si esa coincidencia no revela en cierto grado el temor y rechazo de los estadounidenses a un presidente afroamericano, casi como si dijeran: "¿Un presidente negro? Sí, claro, el día que se acabe el mundo." Y sin embargo, la candidatura de Barack Obama parece indicar que no es tan así.

También la candidatura de una mujer, Hillary Clinton, es una señal de adelanto muy positiva. Aunque en su caso ya existan precedentes, otras mujeres que han gobernado potencias bélicas: Catalina la Grande, Margaret Thatcher, Golda Meir, entre otras. Sólo espero que si sale elegida, a diferencia de aquellas, no tenga que estar demostrando permanentemente que tiene los pantalones mejor puestos que cualquier hombre, y que se disponga a llevar adelante una política menos beligerante.

2 comentarios:

  1. Hemos pasado de que todos los candidatos de EEUU sean hombres blancos a que se presenten afroamericanos, mujeres e hispanos (aunque Bill Richardson se haya retirado, no le quita el título de "primer candidato hispano a la presidencia de EEUU"), en 4 años. ¿Qué ha cambiado? Esa es la pregunta.

    ResponderEliminar
  2. Nunca entendí porque a los blancos americanos no se les llama euroamericanos.

    ResponderEliminar