viernes, 13 de junio de 2008

Me desnudo por la causa

Hace dos días leía en Humor Por Horas sobre un grupo de ciclistas en Barcelona, que salieron a protestar en contra de la pobre infraestructura para el tránsito de bicicletas, montando en sus bicicletas completamente desnudos. Me pregunto yo si realmente habrán optado por este método de protesta para exigir el bienestar del ciclismo local, y no sólo por las ganas de enseñar al mundo sus partes íntimas, motivo muy válido por sí mismo. Al parecer la preocupación por la falta de infraestructura, no se extiende a la falta de medidas de seguridad, como el uso de cascos y rodilleras. Podrían haber protestado vistiendo los cascos de protección, que no los habrían hecho quedar menos en pelotas, al contrario, el resultado habría sido aún más pintoresco y llamativo. Qué mejor que marchar al ritmo de "You can leave your hat on" de Joe Cocker.

Esta noticia me hizo acordar a varias parecidas de distintos países: las jóvenes suecas que salieron a las vías totalmente desvestidas, a sostener las señales de tránsito para que los conductores escandinavos por fin les presten atención; la modelo australiana que posó desnuda para reclamar contra el uso de conejos en la fabricación de cosméticos; las señoras de mediana edad que se desnudaron en una plaza pública de Montevideo, en pro de los derechos de las mujeres afganas. Sólo falta que en el Vaticano se desnuden en protesta al exceso de protestas nudistas.

Lo cierto es que con las epidemias en África, la pobreza en América Látina, la guerra en Medio Oriente, la inmigración en Europa, los terremotos en China y la escacez de pingüinos en la Antártida, tendríamos que mantenernos todos desnudos las 24 horas del día. Por su puesto, mantendríamos playas y colonias vestidistas, para aquella gente que quiera seguir ejerciendo el derecho a llevar la contraria. En ocasiones muy pero muy excepcionales, tendríamos que salir vestidos a las calles para que la gente se escandalice y tome conciencia.

7 comentarios:

  1. Muy buena la reflexión final. Cuando vimos pasar la protesta, mi compañera y yo pensamos si nos desnudaríamos en medio de la ciudad para reclamar algo. Yo le dije que ese día no, porque soplaba una brisa fresca que haría mucho daño a mi imagen.

    ResponderEliminar
  2. La gente sólo quiere escandalizar por detalles menores, e incluso por tonterías (como los espontáneos que saltan desnudos a los campos de juego). Claro, que como bien dices, si nos desnudasemos por todas esas cosas iríamos constantemente desnudos. Si se quiere protestar contra algo mayor, habrá que usar algo que llame aún más la atención...¿un gigante desnudo?

    ResponderEliminar
  3. ¿Y que hay del perturbado que se subió a la catedral de Santiago desnudo? ¿Nadie habla de él? ¿Con qué ocultas intenciones lo hizo? Y pensar que mientras el loco ese estaba ahí subido yo me estaba tomando unas cañas a 50 metros XD.

    ResponderEliminar
  4. jejejeje.
    me gustó mucho lo de colonias vestidistas ;)

    ResponderEliminar
  5. Hay está el problema, los países primermundistas en muchos casos tienen un estatus de vida tan bueno que ahora intentar resolver cualquier "nimiedad" con protestas y desnudos masivos.

    Los países de tercer mundo tenemos que chocar conque las protestas ni desnudos, ni vestidos, ni con antorchas funcionan y el trabajo tiene que ser lento, fuerte y continuo.

    Pero si no tienen nada mejor que hacer que salir a pedir más lugares para bicicletas en pelotas, están en su derecho.

    ResponderEliminar
  6. Las protestas son validad siempre y cuando tengan un significado, si ellos quieren protestar por la pobre infraestructura para el tránsito de bicicletas, es problema de ellos, si Ud. (reportero) quiere protestar por otras cosas está en la libertad de hacerlo, por lo tanto, no me parece justo la crítica final.

    ResponderEliminar