lunes, 16 de junio de 2008

¡Milagro! ¡El mudo habla!

Desde que lo leí por primera vez hace unos seis o siete años, no he dejado de preguntarme si el truco de Masseto de Lamporecchio podría funcionar hoy en día.

Nos cuenta Boccaccio en el Decamerón (publicado en 1351) , que Masseto, haciéndose pasar por tonto y sordomudo, obtuvo trabajo de horticultor en un monasterio de monjas. Todas las monjas, desde la más joven hasta la madre superiora, convencidas de que el discapacitado no tendría como dar a conocer a otros los pecados de las religiosas, solicitan sus favores sexuales.

Así que ya saben, si un día de estos me desaparezco y no publico más artículos en el blog, no se asusten, me fui de vacaciones y me alojé en alguno de los muchos conventos de la zona. En tal caso, para que no les falte de que reírse pueden leer el Decamerón. El libro es largo, pero no hace falta leerlo entero ni en orden, pueden elegirse sus cuentos al azar. La obra está divida en diez días, en cada día se cuentan diez cuentos. La mayoría de mis favoritos son del tercer día, el que menciono aquí es el primero, al lector vago le recomiendo empezar directo por allí.

Recomiendo también la versión cinematográfica del gran cineasta italiano Pier Paolo Pasolini. No es para partirse de la risa como el libro y es algo lenta en comparación con la agilidad narrativa de Boccaccio. Vale la pena más que nada por el estilo visual que le da Pasolini, una puesta en escena muy interesante con actores no profesionales y otras características del cine neorrealista italiano.

4 comentarios:

  1. Muy bueno, lo leí hace varios años y me sorpendió ver lo pervertidos que eran en aquellos tiempos. Bueno, más bien que alguien se atreviera a ponerlo por escrito. Una de mis historias favoritas es el del cura y la mujer casada, que le dan creo recordar que hachis al marido para dejarlo en coma y cuando despierta le engañan y le hacen creer que está en el infierno. Cuando ya está condicionado para tratar bien a su mujer lo "resucitan".

    Me ví la de los Cuentos de Cantebury, fue perturbador ver al cuarto Doctor Who enseñando el pene... Ese día casi no duermo.

    ResponderEliminar
  2. No lo conozco, aunque me suena que hace tiempo leí un cuento de uno que se refugiaba en la casa de una familia, y quiere acostarse con la hija, y sólo tenían una habitación, e iban pasando de cama en cama... Algo así. Pues si está bien, a lo mejor me agencio el libro. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pregunta ignorante del día: ¿Allí hay conventos? (más bien me refiero a los de clausura)

    Respecto a la historia, la verdad es que los hombres son unos pervertidos desde tiempos remotos y siempre han soñado hacerse un harén en un convento o casarse con una monja al menos (Don Juan Tenorio, por ejemplo)... Supongo que por motivos "pureza"...

    Bueno, supongo que eso sería hace tiempo... que había muchas más novicias con vocación XD XD XD

    ResponderEliminar
  4. Chixpy: la verdad que no sé, hay lleno de iglesias, sé que hay monasterios, hay uno famoso en Latrún donde los monjes hacen voto de silencio. Supongo que también debe haber conventos de clausura e instituciones católicas de todo tipo y color.

    ResponderEliminar