martes, 29 de abril de 2008

Ultimatum: mil millones de granos de arroz o bomba atómica a tu ciudad

Infinidad de veces se ha señalado cuán poco verosímiles son las películas de acción. Muchos han comentado sobre los cargadores de balas infinitos, la puntería imposible que siempre favorece al héroe, los golpes monumentales que sólo le dejan rasguños y demás. Se ha demostrado una y otra vez que las leyes de la física y la anatomía humana no tienen jurisdicción en la ficción hollywoodense.

Por otro lado, no suele prestarse la misma atención a la extraña dinámica macroeconómica que nos presentan estos mismos filmes. Me pregunto yo cómo es que hay tantos villanos que creen que es buen negocio chantajear al gobierno de los Estados Unidos, amenazándolo de arrasar las ciudades más pobladas del país si no les hace entrega de nosecuantos quintillones de dólares. Parece que no saben que de hacer efectiva su amenaza, la economía de la gran potencia se derrumbaría y su papel moneda pasaría a valer menos que su papel higiénico. Algunos van más allá lanzando un ataque preliminar para demostrar que deben ser tomados en serio, demostrando únicamente que los malos malísimos son también tontos tontísimos. Aterrorizar a la población no es el medio más efectivo para que los dólares que piensan cobran alcen su valor. Realmente merecen que Estevan Gaviota les patee el trasero.

Teniendo en cuenta la continuada y pronunciada devaluación de la moneda norteamericana este último año, combinada con la subida del precio del arroz en el mercado internacional, los terroristas harían mejor en exigir su paga en granos de arroz.

Para concluir el post sin romper la seguidilla de posts con videos, aquí les dejo uno relacionado con el tema. Tomado de la película Austin Powers:

3 comentarios:

  1. Tienes razon ademas asi serian un poco originales.

    ResponderEliminar
  2. ¿Esteban Gaviota? ¿Lléims Bond?
    No entiendo inglés, pero recuerdo la escena en donde aparece lo que dice el tipo-ese-del-cual-no-me-acuerdo-ni-su-puto-nombre, así que lo entiendo. Deberías de subtitularlo, ya que tus lectores son de habla hispana...

    ResponderEliminar
  3. iba a comentar que el trueque en granos de arroz me parece poco práctico, pero, al ver que el guaraní sigue funcionando como moneda, supongo que debo callar.

    ResponderEliminar